Los goles son la salsa del fútbol y, por lo tanto, uno de los mercados principales a la hora de hacer apuestas deportivas en cualquier casa de apuestas. Sin embargo, no todo el mundo entiende a la perfección el mercado de la Línea de Gol… hasta ahora.

Todos, al comenzar en las apuestas deportivas, tenemos los goles como mercados referentes. Pronto aprendemos lo que es un más de 2,5 goles o un menos de 3,5 goles. Pero la línea de gol trata de ir un paso más allá con el fin de dar más alternativas y, en consecuencia, mayor variedad en las cuotas.

Tipos de Línea de Gol

Tal y como ocurre con el hándicap asiático (explicado en este artículo), el mercado de línea de gol tiene tres variantes distintas. Por un lado, tenemos el decimal, que es el más conocido, entre los que están el más de 2,5 goles o el menos de 3,5 goles, por ejemplo. Por otro tenemos el entero, donde podemos obtener mejor cuota cubriéndonos con la opción nula por si acaso. Y por último el mixto, que es una mezcla de los dos anteriores y nos abre un abanico muy interesante.
Vamos a detallar cada uno de ellos para que los puedas entender a la perfección.

Línea de gol decimal

Como comentábamos, es la más habitual y conocida dentro del mundo de las apuestas deportivas. Se utiliza el decimal “,5” para evitar confusiones entre ambos números enteros. No es lo mismo más de 2 goles que más de 2,5 goles. Si se marcan 2 goles justos, muchos usuarios no saben si la apuesta es nula, acierto o fallo, de ahí que se use el virtual “,5”.
Por ejemplo, si apuestas al menos de 3,5 goles sabes de antemano que si en el encuentro hay 3 goles o menos, tu apuesta estará acertada. Por el contrario, si hay cuatro goles o más, tu apuesta se considerará un fallo.

Línea de gol entera

En la Línea de Gol entera, usamos (como su propio nombre indica) números enteros. Si haces una apuesta a la línea de gol más de 4 goles y en el partido hay 4 goles exactos, tu apuesta será nula. Del mismo modo, si apuestas al menos de 3 goles y al final del tiempo reglamentario hay 3 goles exactos, tu apuesta vuelve a ser nula.
Por supuesto, la cuota del más de 2 goles será más baja que la del más de 2,5 goles pues estamos siendo más cautelosos en nuestra selección. Lo mismo con el “under”. La cuota del menos 3,5 goles será más baja que el menos de 3 goles, pues estamos arriesgando algo más. En un caso con 3 goles sería acierto y en el otro nula.

Línea de gol mixta

¿Nunca te has preguntado qué significa el más de 3,25 goles o el menos de 1,75 goles? Si la respuesta es afirmativa, no te preocupes. Es algo completamente normal. Pero para eso estamos aquí, para resolverte esa duda.

La línea de gol mixta combina las dos anteriores: la decimal y la entera. Con estos dos ejemplos quedará todo claro.

Supongamos que nos interesa la línea menos de 3,25 goles. Esto es exactamente lo mismo que apostar la mitad al menos de 3 goles y la otra mitad al menos de 3,5 goles. Por ejemplo, apostamos 20€ al menos de 3,25 goles, lo que supondría apostar 10€ al menos de 3 goles y otros 10€ al menos de 3,5.

En consecuencia, tendríamos estos posibles desenlaces:

• Si el partido acaba con 2 goles o menos, ambas mitades estarían acertadas.
• Si el partido acaba con 3 goles, el menos de 3 goles sería nulo y el menos de 3,5 goles estaría acertado. Esto se traduce en acertar la mitad de la apuesta y nos pagarían la cuota dividido entre dos.
• Si el partido acaba con 4 goles o más, habríamos fallado ambas mitades.

Para disipar cualquier duda que todavía puedas llegar a tener, pongamos otro ejemplo con un caso contrario: el más de 2,75 goles.
Esta línea de gol (suponiendo una vez más que apostamos a ella 20€), supone invertir 10€ al más de 2,5 goles y otros 10€ al más de 3 goles. ¿Cuáles son los posibles resultados?

• Si el partido acaba con 2 goles o menos, fallaríamos ambas mitades.
• Si el partido acaba con 3 goles, acertaríamos la mitad del más de 2,5 goles y sería nula la mitad del más de 3 goles. En este caso, habríamos ganado la mitad de la apuesta y nos pagarían la cuota dividido entre 2.
• Si el partido acaba con 4 goles o más, habremos acertado ambas mitades.

Consejos finales

Habrás podido observar que a la hora de la verdad, la línea de gol en las apuestas deportivas no es algo tan complejo. De hecho, bien utilizada puede ser una alternativa más que interesante para tus pronósticos.
Eso sí, desde aquí te aconsejamos que no “fuerces” subir o bajar la línea de gol para tener mayor cuota. La avaricia, como se suele decir, rompe el saco. Estudia bien el partido y encuentra la línea de gol que crees más probable y que tenga una cuota que, en tu opinión, está más alta de lo que debería.

Si tienes cualquier duda, ¡no olvides seguirnos en nuestras redes sociales para hacérnoslas llegar!