El primer paso para tener éxito en el mundo de las apuestas deportivas es saber cómo funcionan las casas de apuestas y, sobre todo, entenderlo todo sobre las cuotas y las probabilidades asociadas a ellas.

¿Qué es una cuota y qué significa? Como podrás imaginar y como ocurre con todo en la vida, para poder ser experto en algo, primero hay que comprenderlo a la perfección. Las cuotas (y sus probabilidades asociadas) son fundamentales para entender las apuestas deportivas. Al finalizar este artículo, seguro que no te quedará ningún tipo de duda.

Pero… ¿qué es exactamente una cuota?

Al entrar en cualquier evento de una casa de apuestas, todo lo que ves en pantalla son números decimales. Estos números son las cuotas y representan la cantidad de dinero que te ofrece una casa de apuestas si ese evento tiene lugar.
Pongamos un ejemplo para disipar las dudas. En una casa de apuestas encontramos un partido entre Real Madrid y Barcelona. La victoria del local se “paga” a cuota 2,20. ¿Qué significa ese número? Básicamente, la casa te está diciendo que, si apuestas a esa opción y finalmente ocurre, vas a recibir 2,20 euros por cada euro apostado.

Mucho ojo, esos 2,20 euros que recibes por cada euro apostado es el beneficio BRUTO. De esos 2,20 euros habría que restar tu euro apostado, por lo que tendríamos como resultado final 1,20 euros de beneficio neto. Las cuotas decimales siempre reflejan el beneficio bruto.
Por supuesto, esto escala a la cantidad que apuestas. Si apuestas 30 euros a una cuota 1,50, obtendrás 45€ de beneficio bruto y 0,50€ por cada euro apostado de beneficio neto, siendo este un total de 15€.

Las probabilidades de una cuota.

Pero las cuotas de una casa de apuestas no solo reflejan la cantidad de dinero que te puedes llevar. También representan la probabilidad que le da una casa de apuestas a que ese evento tenga lugar.
Si vemos en pantalla una cuota 3,10, por ejemplo, la casa de apuestas nos está diciendo que ella estima que tendrá un 32,35% de posibilidad de éxito. Si por el contrario la cuota escogida fuese 1,40, significaría una probabilidad de éxito del 71,42% según la operadora.
¿Cómo se calcula esto? ¡Muy sencillo! Basta que dividas 100 entre la cuota y obtendrás la probabilidad de la casa de apuestas. 100 entre 1,40 da como resultado 71,42%. Por supuesto, esta misma operación es aplicable a cualquier cuota.

Las cuotas y la dificultad van de la mano.

Como habrás podido deducir de lo explicado anteriormente, cuota y dificultad van siempre de la mano. Una cuota alta es sinónimo de dificultad. Cuanta más alta sea esta, más difícil que se produzca y, en consecuencia, mayor será el premio que obtendrás si la aciertas.
Por otra parte, una cuota baja tiene una recompensa menor, pero al mismo tiempo la dificultad de que salga es también mucho menor. Hay apostadores aficionados a las cuotas bajas y otros a las cuotas altas. En ambas es posible tener éxito y depende, sobre todo, de tus gustos y tu perfil como apostador.

Consejos finales sobre las cuotas

Para finalizar el artículo, aquí te dejamos algunos puntos clave a modo de consejos:
No escojas cuotas solo por que tengan una alta recompensa. La avaricia rompe el saco.
Ninguna cuota es mejor que otra, simplemente más o menos probable.
Conócete para saber tu perfil y con qué rango de cuotas te sientes más cómodo
Busca en diferentes casas de apuestas para encontrar la mejor cuota para el evento que te interesa.
Esperamos que te haya gustado el artículo. ¡No olvides seguirnos en nuestras redes sociales!