Si hay un mercado en las apuestas deportivas que se “atraganta” entre aquellos apostantes noveles, ese es el hándicap asiático. En este artículo te vamos a explicar, de forma muy sencilla, en qué consiste y cómo entenderlo a la perfección.

El Hándicap Asiático es un tipo de mercado que podemos encontrar en multitud de deportes como fútbol, baloncesto, tenis, etc. Está disponible en casi todas las casas que ofrecen apuestas deportivas, por lo que dominarlo puede darte un enorme abanico de posibilidades en tus pronósticos.
La forma más simple de entenderlo es verlo como una ventaja o desventaja que se le aplica de forma “virtual” a uno de los dos participantes de un evento. La ventaja supone añadir goles, puntos, juegos o sets a un participante y la desventaja, quitárselos. Decimos que es de forma “virtual” ya que, en la vida real, ningún equipo puede empezar un partido 2 goles a 0, por ejemplo.

Tipos de Hándicaps Asiáticos

El hándicap asiático en las apuestas deportivas se puede englobar en tres grandes categorías. Por un lado, tenemos el hándicap asiático decimal, que siempre aparece con un “,5”. Por ejemplo, Hándicap Asiático (-1,5) o (+0,5).
Luego nos encontraremos con el hándicap asiático entero, que como su propio nombre indica es una ventaja o desventaja en números enteros. Por ejemplo, Hándicap Asiático (-2) o Hándicap Asiático (+15).
Por último, el que a priori es el más complicado de entender: el mixto. Este es una simple mezcla de los dos anteriores y en los ejemplos que vamos a poner a continuación verás que es más sencillo de lo que parece. Algunos ejemplos podrían ser el Hándicap Asiático (-1,75) o el (+2,25)

El Hándicap Asiático decimal

Como explicamos anteriormente, siempre lo vamos a ver con un “,5”, ya sea positivo o negativo. Esto nos ayuda a diferenciarlo del hándicap asiático entero, a pesar de que en el mundo real no hay medio gol o medio punto.
Imaginemos un Hándicap Asiático (-1,5) en contra del Barcelona. Esta desventaja nos ofrecerá una mejor cuota que la victoria simple, pues le quitamos un gol y medio de base al conjunto catalán. Pero… ¿cuáles son los posibles resultados de la apuesta?

• Si el Barcelona gana de 2 goles o más, la apuesta estaría acertada
• Si el Barcelona gana de 1 gol, empata o pierde, la apuesta estaría fallada

Teniendo en cuenta que el partido comienza -1,5 a 0, si el Barcelona gana de dos goles por ejemplo, el resultado virtual sería 0,5 a 0 e incluso con nuestra desventaja, el Barcelona ganaría.
Algo parecido ocurre con el positivo. Un Hándicap Asiático (+1,5) a favor, por ejemplo, del Alavés, le otorga 1,5 goles de ventaja.

• Si el Alaves gana, empata o pierde de un solo gol, la apuesta estaría acertada
• Si el Alaves pierde de dos goles o más, la apuesta estaría fallada

El Hándicap Asiático decimal

Ahora trabajamos con números enteros, por lo que entra en la ecuación la opción de apuesta nula. Imaginemos un Hándicap Asiático (-7) en contra de los Golden State Warriors, es decir, el equipo comienza con una desventaja de 7 puntos. ¿Cuáles son las opciones?

• Si los Warriors Ganan de 8 puntos o más, la apuesta estaría acertada
• Si los Warriors ganan de 7 puntos exactos, la apuesta sería nula y nos devolverían lo apostado
• Si los Warriors ganan de 6 puntos o menos o pierden, la apuesta estaría fallada

Caso similar es el hándicap asiático entero positivo. Pongamos como ejemplo un hándicap asiático (+2) a favor del Cádiz. ¿Qué ocurriría?

• Si el Cádiz gana, empata o pierde de un solo gol, la apuesta estaría acertada
• Si el Cádiz pierde de dos goles, la apuesta sería nula y nos devolverían lo apostado
• Si el Cádiz pierde de tres goles o más, la apuesta estaría fallada

Sencillo al final, ¿verdad?

El Hándicap Asiático mixto

Si entiendes los dos anteriores, este te parecerá muy sencillo. El hándicap asiático mixto mezcla el decimal y el entero. De hecho, la forma más sencilla de entenderlo es dividiendo tu apuesta en dos mitades, una para el decimal y otra para el entero.
Un hándicap asiático mixto te lo puedes encontrar de dos formas: dividido en dos, como puede ser el caso de (-1,5,-2) o mezclado, como es el caso de (-1,75), que es la media de los dos anteriores.

No hay nada mejor que un par de ejemplos, así que empecemos con un Hándicap Asiático mixto (-2,25). Si apuestas 10€, esto sería lo mismo que apostar 5€ al hándicap asiático (-2) y 5€ al hándicap asiático (-2,5). Entendiendo esto, ¿Cuáles serían las opciones?

• Si el equipo gana de 3 goles o más, ambas mitades quedarían acertadas, llevándote toda la apuesta
• Si el equipo gana de 2 goles, la mitad de la apuesta (el hándicap asiático -2) sería nula y la otra mitad (-2,5) sería considerada fallo. Por lo tanto, perderías la mitad de lo que has apostado.
• Si el equipo gana de 1 gol, empata o pierde, ambas mitades quedarían resueltas como fallo

Último ejemplo, donde vamos a irnos a un mixto positivo (+1,25), que es lo mismo que apostar la mitad a (+1) y la otra mitad a (+1,5).

• Si el equipo gana o empata, ambas mitades serían ganadoras
• Si el equipo pierde de un gol, la opción del hándicap asiático (+1) sería nula, pero la del (+1,5) estaría acertada. Por lo tanto, ganaríamos la mitad de nuestra apuesta, o lo que es lo mismo, la cuota entre 2.
• Si el equipo pierde de dos goles o más, fallaríamos ambas mitades y perderíamos la totalidad de la apuesta.

Como ves, aunque en un principio pueda costar entenderlo, el hándicap asiático puede ser una gran herramienta para tus apuestas deportivas. ¡Esperamos que te haya gustado el artículo!