El Hándicap Europeo es una metodología para sacar provecho de las apuestas que están muy desequilibradas.

Dentro de la enorme variedad de mercados, el Hándicap Europeo es uno de los grandes desconocidos. Sin embargo, a la hora de hacer surebets o y apuestas deportivas, puede ser un recurso más que interesante.

¿Qué es el Hándicap Europeo?

El Hándicap Europeo es un tipo de mercado que puedes encontrar en deportes como el fútbol y en él puedes dar una ventaja o una desventaja a uno de los participantes del evento. Cuanto mayor sea la desventaja, mayor será la cuota respecto al ganador del partido. Del mismo modo, cuanto mayor sea la ventaja, menor será la cuota.
Por lo tanto, es una herramienta para encontrar oportunidades rentables en partidos donde crees que una ventaja o una desventaja pueden ser interesantes, más que el mercado de ganador del partido a un equipo favorito con una cuota extremadamente baja o una cuota al equipo no favorito extremadamente alta.

¿Cómo utilizar el Hándicap Europeo?

En todas las casas de apuestas deportivas, vas a encontrar este mercado entre la oferta. El Hándicap Europeo siempre vendrá definido por un número entero, positivo o negativo. En el caso del fútbol, este número se corresponderá con la ventaja o desventaja de goles.
Si crees que un equipo favorito puede ganar por varios goles, el hándicap europeo negativo te ofrecerá una cuota más alta que la victoria simple. Por otro lado, si consideras que un equipo no favorito puede empatar, ganar o perder por una pequeña diferencia, una ventaja positiva puede resultar una opción muy atractiva para tu pronóstico.

Hay que destacar que el Hándicap Europeo es excluyente y no contempla la opción de apuesta nula, como en el caso del Hándicap Asiático. Si realizas una apuesta al equipo local de Hándicap Europeo (-1) y este acaba venciendo con un gol de diferencia, la apuesta se considerará fallada. Debe ganar al menos de dos goles para que la apuesta se considere acertada.
De la misma forma, si realizas un Hándicap Europeo positivo (+2) a un equipo y este pierde de dos goles, la apuesta será fallada. Con este hándicap, el equipo debe ganar, empatar o perder de un solo gol.

¿Cuándo utilizar el Hándicap Europeo?

Claramente, el escenario óptimo es cuando has estudiado previamente un encuentro y consideras que la cuota del ganador final del partido o evento no merece la pena. Bien por ser una cuota muy baja, o muy alta.
Ahí es donde entra en juego tu habilidad para definir qué ventaja o desventaja es la óptima para ese evento. En un partido igualado, el Hándicap Europeo no suele ser la opción recomendada pues los mercados principales ya ofrecen cuotas interesantes.
Céntrate en encuentros donde haya un equipo que sea un gran favorito y decide y es mejor aplicarle una desventaja a este o una ventaja al no favorito al considerar que tiene más posibilidades de lo que le otorgan las casas de apuestas.

Ejemplos de Hándicap Europeo

Imaginemos un Real Madrid vs Levante. Lo más normal, es que la cuota del Real Madrid salga muy baja, imaginemos a 1,15. Por el contrario, la cuota del Levante está disparada, digamos cuota 15.
En este escenario, puedes pensar que el Real Madrid cosechará una victoria abultada y decides aplicar un Hándicap Europeo (-2). Para ganar tu apuesta, el conjunto de la capital española deberá hacerse con la victoria con un margen de 3 goles o más. Recuerda, en el Hándicap Europeo no existe la opción de apuesta nula, por lo que con solo dos goles tu apuesta será considerada un fallo.
Ese Hándicap Europeo (-2) se paga a una cuota 2,20, mucho más atractiva que la cuota 1,15 de ganador final del partido. Obviamente, esta conlleva más riesgos, pero al mismo tiempo la recompensa es mayor.

Caso contrario sería otro apostador que, tras haber visto los últimos partidos del Levante, sabe que viene en una buena dinámica y que el Real Madrid no conseguirá una victoria fácil. Por eso, decide decantarse por un Hándicap Europeo (+3) para el Levante. En esta situación, este usuario ganaría la apuesta si el Levante gana, empate o pierde el partido de uno o dos goles. Si pierde exactamente de 3 goles, al ser el Hándicap Europeo excluyente, la apuesta será un fallo.

Con estos ejemplos esperamos que hayas logrado entender en qué consiste el Hándicap Europeo en las apuestas deportivas y lo interesante que pueden llegar a ser si se utilizan de la forma indicada.